Soy un gran aficionado al deporte y si tuviera que elegir mi competición favorita, creo que sería la Champions League, antes llamada Copa de Europa. Me ha gustado desde muy joven, y siempre he intentado seguir la final en el mes de mayo.


Aunque entonces yo no era aún un enamorado del fútbol la primera final del torneo de la que me acuerdo es la de 1981. En aquella época mi padre solía comprar el periódico los fines de semana; el domingo previo a la final la revista ‘Blanco y Negro’ de ABC publicó un reportaje sobre los clubes que la jugarían, el Liverpool y el Real Madrid.

Su autor, sin embargo, cometió un error al aludir al combinado inglés como “los diablos rojos” cuando en realidad es conocido exclusivamente como “the Reds” -“los Rojos”, en nuestro idioma. Pasó bastante tiempo antes de descubrir que la denominación que había utilizado corresponde al Manchester United: aquel hecho me enseñó que no pasa nada si se ignora o no se está seguro de algo y que es adecuado cerciorarse ante cualquier duda que se tenga.

El partido se disputó tres días después en el Parque de los Príncipes, en París; yo no lo vi y no conocí su resultado hasta la disputa de la final de la temporada siguiente, ganada también por el campeón de la liga inglesa y celebrada pocos días antes de la inauguración de la Copa del Mundo en España. Guardo, no obstante, un cariño especial a esta historia dado que la considero el germen de una hermosa pasión.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s